[Reseña cine] Robin Hood: El rico ladrón de ricos

¡Ah! ¿Creen que es rico porque es guapo? ¡No, mis queridas Hojitas! Es rico porque esta es la versión como no la habían visto: ya no más Robin Hood, el zorrito bandolero de Disney (por fa, díganme que la vieron y que no son muy jóvenes para la referencia) con su amigo Little Jhon, el oso. Adiós, Disney. Llegó Taron Egerton (a.k.a Kingsman: el servicio secreto) y vino acompañado de Jamie Foxx, so bye, bye, zorritos; hello, hello, peleas-con-arcos-y-flechas-y-Taron-Egerton-siendo-Taron-Egerton.


Cuenta la leyenda que en un lejano castillo en Locksley, en el hermoso país de Inglaterra, vivía un joven y sensual muchacho llamado Robin. Robin de Locksley. Un noble caballero, sin mayores preocupaciones además de (ser hermoso) limpiar sus caballos en su establo y tener un idilio con una guapa pueblerina con consciencia social, Marian. Hasta que atacó la Nación del Fuego… o algo así.

El Sheriff de Nottingham, en su afán imperialista y para mantener sus privilegios de rico millonario explotador de minas, decide enviar a la guerra en el lejano oriente a Robin de Locksley. Lo que no saben es que realmente quería quedarse con sus tierras. Pero antes, Robin debe pasar por las dualidades de la guerra (con los ¿árabes? En ¿Irak? O algo así… Porque… bueno… no sé… América) y decidir qué tipo de hombre quiere ser: el compasivo que salva su vida y enorgullece a su patria o el íntegro que no mata por placer. Y bueno, adivinen cuál decide.


No quiero adelantarles mucho. Solo que no vuelve a casa solo. Lo acompaña el mítico Little Jhon, que no es ni Little ni Jhon (por un afán occidentalizador, con un tinte de humor racista) que ve algo en él y decide involucrarlo en una campaña mucho más grande que él… y que es interpretado por Jaime Foxx (t.k.m también).

Ya y a toda esta historia épica, maravillosa, de hombres guapos peleando con arcos y flechas y espadas y saltando sobre explosiones para salvar a la clase trabajadora de los abusos de la clase alta, por favor, pónganlo en una mina, agréguenle un trío amoroso y carretas. Sí, persecuciones en carretas.


Si temen un refrito, no temáis, Hojitas, porque no lo es. Es una versión full diferente a todo lo visto antes. Tanto que a veces uno dice ¿khe?, pero como obra única aislada de sus antecesores funciona bastante bien. Yo me divertí mucho y no solo porque Taron Eagerton, sino porque acción tras acción tras acción. Así que 100% recomendada, 80% lógica (¿Robin Hood en Irak? Really?), 50% trama profunda (es Robbin Hood…), 25% mujeres muy guapas (jeje solo está Eve Hewson que es mas que linda, pero es solo una jijiji), 0% me dormí en el cine ¡Vayan a verla antes de que se agote!


Por Adriana Villamizar
[Reseña cine] Robin Hood: El rico ladrón de ricos [Reseña cine] Robin Hood: El rico ladrón de ricos Reviewed by Hojas Mágicas on 8:30:00 Rating: 5

No hay comentarios:

Gustavo Hernández. Con la tecnología de Blogger.