[Reseña cine] Bumblebee: La precuela que necesitábamos

Quizás no la pedimos, pero Bumblebee es la precuela que más le hacía falta a una franquicia tan demacrada como Transformers. Esas luchas interminables entre Autobots y Decepticons, donde las explosiones, mareos y la indiferencia se volvían los únicos protagonistas parecen estar llegando a su fin. Era algo esperable al considerar que Michael Bay dejó el rol de director por primera vez desde el estreno de la primera Transformers (2007) para darle paso a Travis Knight, pero suponer que será algo “no tan malo” es distinto a realmente sorprenderse con una película que hace las cosas sustancialmente mejor a sus predecesoras. Con esto no digo que Bumblebee sea una película perfecta ni trasgresora, pero al menos es capaz de contar una historia divertida y con una protagonista que te importa, lo que termina siendo mucho más valioso de lo que suena.


Bumblebee transcurre en los años 80, por lo que ocurre cronológicamente antes de todo el resto de la franquicia. Su escena inicial nos presenta esta guerra entre Autobots y Decepticons en su planeta de origen, lo que finaliza con un Bumblebee buscando refugio en la Tierra y conociendo de casualidad a Charlie, una joven de 18 años con quien forjará una profunda amistad. Por supuesto que los Decepticons no tardarán en llegar a la Tierra, y esta amenaza se sumará a la del grupo de militares liderados por el agente Burns (John Cena). La historia es simple, eso no es una sorpresa. Bumblebee pondrá en riesgo a unas cuantas personas para poder luchar contra los Decepticons y salvar a la humanidad de un evento mayor. La principal diferencia con todas las películas anteriores es que Bumblebee construye buenos personajes, y se preocupa de ellos.


Charlie Watson, nuestra protagonista interpretada por Hailee Steinfeld es probablemente una de los grandísimos aciertos y sorpresas de la película. El guion le da toda la importancia que merece, convirtiéndola en un personaje entrañable y con un viaje completo. Su tema tiene que ver con la repentina pérdida de su padre, un evento que no le ha permitido avanzar. Esas carencias son las que Bumblebee viene a llenar de manera sincera, con una amistad infantil pero linda de ver. La relación humano – auto llega a convertirse en algo así como la bella y la bestia, pero desde el lado más positivo del asunto. Hay un cariño que se traspasa de la pantalla de manera verídica, algo que sería imposible sin una actriz como Hailee Steinfeld. Ella es increíble, por que es capaz de ser harto más que una cara bonita. Logra trasmitir una mezcla de fragilidad y actitud muy particular, lo que calza perfecto con su personaje. Sin dudas estamos ante el comienzo de un futuro muy prometedor en Hollywood.


Otra de las agradables sorpresas es John Cena. El popular luchador de la WWE se une a lo de Dawayne Johnson y Dave Bautista como un actor que puede llegar a ser un gran aporte a este tipo de películas. El tipo es realmente carismático, y este papel del militar rudo pero con sentido del humor le queda excelente. Y sí, la película tiene harto humor, el que afortunadamente funciona. Los personajes secundarios aportan lo suyo, como el mismo John Cena o la familia de Charlie, pero Bumblebee tiene los mejores momentos. Se comporta como un niño, quizás más de lo que debería si consideramos el tipo de personalidad que le vemos cuando habla (al comienzo de la película), pero funciona demasiado bien. Es un humor muy inocente que está muy bien implementado en cada momento de la historia, lo que debería funcionar excelente para el público infantil.


La película no tiene problemas narrativos de ningún tipo, siempre es entretenida y dura el tiempo justo para no excederse en nada. Eso es ayudado por una banda sonora que mete buenos temas ochenteros, lo que sumado a todo lo anterior le permiten a Bumblebee valerse por sí misma sin necesitar de ninguna otra película para disfrutarla al cien porciento. Por si fuera poco, que la forma en que está filmada las transformaciones de los autos en robots y la misma acción en las peleas permite que realmente puedas ver lo que está pasando, ese revoltijo tan desagradable a la vista ya no es un problema. Tampoco hay problemas para los fans más duros de la franquicia, porque los diseños de los Autobots son demasiado fieles a la serie animada original, otro aspecto hermoso para no quedarse afuera de esta película. Como se ve, Bumblebee debería poder contentar a todos, y me alegra poder recomendárselas como un panorama familiar perfecto para este comienzo del verano. Vean Bumblebee desde este 27 de diciembre, sólo en cines.


Por Andrés Leiva
[Reseña cine] Bumblebee: La precuela que necesitábamos [Reseña cine] Bumblebee: La precuela que necesitábamos Reviewed by Hojas Mágicas on 17:01:00 Rating: 5

No hay comentarios:

Gustavo Hernández. Con la tecnología de Blogger.