[Reseña cine] Misión: Imposible – Repercusión: El cine de acción también puede ser grandioso

Si una franquicia como Misión: Imposible estuviera en el montón, Ethan Hunt sería un gran nombre con un peso excesivo sobre sus hombros. Como un John McClane, ese pobre bastardo a quién no dejan de sacarle dinero con pésimas secuelas. Pero aquí hay algo distinto, se vio venir hace varios años atrás cuando la saga se reinventó en su cuarta entrega; Misión: Imposible - Protocolo Fantasma. Hasta entonces había dos buenas y una mala, pero con el batacazo la posibilidad de expandir el nivel de diversión fue sorpresivo, en especial al estrenarse la quinta Misión: Imposible – Rogue Nation, una película considerablemente mejor que la anterior. Esto instaló un hambre particular entre cualquier espectador aficionado al cine de acción, porque ya no se hacen muchas películas de este calibre. En primer lugar, porque tener a un Tom Cruise con síndrome de no envejecimiento y haciendo locuras que ni el doble más joven se atrevería hacer es una maravilla. Y segundo, porque hay un entendimiento muy maduro de lo que la película busca ser, y las fallas se hacen cada vez menores. Por eso es que podíamos esperar grandes cosas de esta sexta entrega, la que por primera vez repite director, y es una continuidad que debemos agradecer, porque cabros, Misión: Imposible - Repercusión es la media joya, y hay que ir con la intención de sacar una sonrisa de oreja a oreja incluso en el peor de los días. Es exageradamente disfrutable.


Hallar la fórmula del éxito siempre es una buena noticia, pero explotarla hasta la muerte no tanto. Misión: Imposible al encontrar su tecla ha buscado pulirla con cada entrega, y con esta sexta llega a su punto más alto hasta la fecha. La película funciona en todos los niveles, y te deja con ganas de más, pese a que entrega demasiado. Christopher McQuarrie es el primer responsable, un director que ha sabido manejar la importancia de una figura como la de Ethan Hunt con el factor de entretención que necesita mucho del juego en equipo. Contar con Simon Pegg entre los secundarios vuelve a ser una pieza irremplazable, al igual que el querible Ving Rhames, pero debo hablar de una película donde todos sus personajes importan. Se logra una comunión llena de emociones y sorpresas que van de la mano con un ritmo que te inyecta adrenalina en todo momento, pero sin llegar a fatigar. La película se arma bien y nunca decae, y de ahí destaca su tono liviano, aunque nunca burdo, hasta la acción pura y fantásticamente filmada, como esas intensas persecuciones en motos, o en el aire. Pero hay más, y su nombre hace referencia a que existen repercusiones, incluso para alguien con una historia como la de Ethan Hunt.


Luego de los sucesos de las anteriores entregas, los fantasmas de Ethan dan el punta pie inicial a una carrera veloz que no deja de asombrarte, pero que se da el tiempo de profundizar en dilemas morales. Hasta qué punto debemos hacer lo correcto, hasta qué punto debe valer una vida. Hay una introspección que busca definir a un personaje que no parecía necesitar de algo más que saltos extremos para llenar la pantalla, y lo consigue de gran manera. Incluso se nos toca su pasado y lo explica muy bien para quienes no hayan visto las anteriores, por lo que la película consigue sostenerse en sí misma como pocas veces hemos visto en una sexta entrega. Hay también una intención de apropiarse de la verdadera esencia de la franquicia, y la banda sonora lo es todo. Lorne Balfe está impecable en esta oportunidad, y te vuelve cada secuencia en oro, desde la más acrobática, hasta una intimidad que pocas veces tiene cabida en el género. El equilibrio narrativo es perfecto, y los minutos vuelan. Además, si Henry Cavill y su famoso bigote decepcionaran tampoco arruinaría el resto, pero no lo hacen, y peguémonos con una piedra en el pecho porque hasta ese factor funciona. ¿A quién le importa el malo en una cinta de acción? A unos pocos, quizás a quienes extrañen a Alan Rickman, por ejemplo. Ojalá ahora sea a hartos más, porque Henry Cavill cumple muy bien su papel, y no necesita pasar por malvado del alma para ser memorable, y juro que estoy quitando lo de La Liga de la Justicia en ese juicio. La química por la rivalidad que se genera entre su personaje (un peligroso agente de la CIA) y el experimentado Ethan Hunt es genial, hay un complemento que crece a lo largo de los minutos, y siguen siendo sumas para una película que no tiene puntos bajos.


Ethan Hunt en la piel de Tom Cruise es un héroe que se ganó tu cariño con méritos gigantes, él disfruta demasiado de lo que está haciendo, y es la principal carta de invitación que debemos asumir al ir a ver esta película. Ya no podemos hablar del simple cine palomitero, de costosos efectos digitales y con historias mal escritas. Por más que una misión imposible con el fin de salvar a la humanidad sea de lo menos atrayente, asumamos que una buena película siempre será buena, independiente de su público objetivo. Y aunque no tiene sentido ponerme a hablar de Mad Max: Fury Road, debido a que van a lugares totalmente opuestos y con millares de kilómetros de distancia en nivel de maestría, es una buena referencia para poder hablar de cómo se hacen las cosas. Del llevar un concepto a la gloria, sin importar el desafío que tenga en frente. Tom Cruise no parece querer dejar de tirarse desde 7.600 metros de altura para grabar una escena, ni andar colgando de helicópteros como si nada, ni de romperse el tobillo en un salto mortal y aprovechar la escena para condimentar la película. Él es el alma de todo, es lo que mantiene a flote la existencia de la franquicia, y si le llegan a poner fin tendremos material más que suficiente para llenar nuestros fines de semana con grandes momentos. Tales como esa increíble pelea del baño que ya se nos adelanta en el trailer, y bastantes cositas más que merecen ser vistas en el cine más grande y con el mejor audio posible. En serio, Misión: Imposible – Repercusión es la tremenda película, y si algo de afecto le tienes al género de acción no te la puedes perder. Para mí, por lejos el mejor blockbuster del año.


Por Andrés Leiva
[Reseña cine] Misión: Imposible – Repercusión: El cine de acción también puede ser grandioso [Reseña cine] Misión: Imposible – Repercusión: El cine de acción también puede ser grandioso Reviewed by Hojas Mágicas on 18:16:00 Rating: 5

No hay comentarios:

Gustavo Hernández. Con la tecnología de Blogger.