[Reseña cine] Cirqo: Una buena idea no tan bien contada

Uno de los temas más utilizados en el cine chileno es, sin duda, el periodo de la dictadura militar. Un momento oscuro ocurrido en nuestro país entre 1973 y 1990. Esta semana se suma a la cartelera nacional Cirqo, película dirigida por Orlando Lübbert (Taxi para 3), y protagonizada por Ivan Álvarez de Araya, Alejandro Trejo, Blanca Lewin y Roberto Farías. Cirqo es la historia de dos hombres que se escapan de un fusilamiento y se esconden en un circo vestidos de payaso.


Durante el periodo de la dictadura militar los prisioneros Mario (Roberto Farías) y Jaime (Iván Álvarez) escapan de Martínez, un sanguinario agente que los quiere matar. Así el Circo Donozzo, al mando de Tirso (Alejandro Trejo), se convertirá en su refugio. Mientras Mario busca recuperar a su esposa Lucía (Blanca Lewin), Jaime encuentra el amor bajo la carpa multicolor. La fantasía y alegría del tradicional Circo Chileno, se ve enfrentado a la brutal persecución de Martínez. La historia de unos payasos desgarrados por el dolor de la dictadura.


La idea de la película me pareció interesante, creo que situarnos dentro de un circo para contarnos esta historia, ambientada en el periodo de la dictadura, pintaba bien, lamentablemente el resultado no fue el que esperaba. Al ser Orlando Lübbert el mismo director de Taxi para 3 tenía las expectativas más altas. El guion me pareció un poco débil, faltó trabajo en la construcción de los personajes y mayor profundidad en sus emotivas historias, todo me pareció más bien superficial y poco creíble. La estética del circo es buena, pero los actos que nos presentan no eran tan divertidos como deberían haber sido. De todas maneras Cirqo tiene un par de momentos interesantes y un buen ritmo. Vayan a verla, ustedes son quienes tienen la última palabra. 


Por Gustavo Hernández
[Reseña cine] Cirqo: Una buena idea no tan bien contada [Reseña cine] Cirqo: Una buena idea no tan bien contada Reviewed by Hojas Mágicas on 16:32:00 Rating: 5

No hay comentarios:

Gustavo Hernández. Con la tecnología de Blogger.