[Reseña libro] Ayni de Felipe Monsalve: El libro que nos acerca a los pueblos originarios de Chile

“Los países más avanzados están conduciendo al mundo al desastre, mientras que los pueblos hasta ahora considerados primitivos, están tratando de salvar al planeta entero. Y al menos que los países ricos aprendan de los indígenas, todos estaremos condenados a la destrucción” Noam Chomsky

Con esta cita de Chomsky, Felipe Monsalve nos introduce lo que encontraremos en las siguientes páginas de este hermoso libro Ayni: Un pequeño viaje por los pueblos originarios de Chile. El último libro del chileno es un regalo a la cultura de nuestro país, pues nos acerca a la cultura de los pueblos originarios de Chile, pero no desde la mirada del historiador o el investigador que describe las costumbres enraizadas en la comunidad; sino que son sus propios protagonistas quienes se embarcan en la experiencia del relato oral para contarnos sobre su niñez, sus familias, sus aventuras y ocupaciones. Los protagonistas de las historias que encontramos a lo largo del libro, son herederos de tradiciones y culturas indígenas que buscan salvaguardar; en un país en vías de desarrollo y neoliberal con todo lo que eso significa.


Las voces de los hombres y mujeres que aparecen en Ayni, fueron rescatadas a partir del viaje a lo largo del país y las entrevistas que concedieron a Monsalve. Relatos cargados de emoción, esperanza e intensidad es lo que encontramos en las páginas de este libro, pero también una penetrante crítica a nuestra sociedad y al Estado.

El relato testimonial se apodera de las páginas de Ayni para confluir en la complementariedad y reciprocidad de este texto, tal y como lo dice el título. Ayni es una palabra quechua que significa cooperación y reciprocidad. En los pueblos andinos este concepto pasa a ser un sistema económico-social en el que prevalece la ayuda mutua y que tendrán como resultado la armonía y el equilibrio. Así, en este libro se concreta la cooperación y reciprocidad de los hombres y mujeres que han quedado para contarnos su historia y darnos muestra de lo que significa en el diario vivir Ayni.

Ahora bien, este no es un libro en el que encontraremos definiciones o formas de vida de los pueblos originarios de manera explícita, pues esto debe ser descubierto por los lectores. Somos nosotros quienes debemos armar el rompecabezas para obtener el conocimiento que nos entrega Ayni, y eso es interesante y desafiante. El libro también nos invita a repensar nuestra relación con los pueblos originarios y con quienes aún mantienen las costumbres de comunidades que muchas veces creemos desaparecidos, pero nos sorprende que su columna vertebral siga más viva que nunca. También, nos interpela y nos hace criticar las ambiguas políticas públicas que han tenido los diversos gobiernos de turno, por el desconocimiento a la tradición de nuestros pueblos.

Otro aspecto importante, es que a partir de las vivencias de estos protagonistas, vemos la tensión que existe entre la cultura y creencia de estos hermanos y hermanas, con el Estado chileno. La mayoría denuncia cómo los gobiernos han tenido sólo intereses creados en los proyectos de inclusión con la comunidad, y que por ese mismo motivo han quedado sólo como ejercicios de ensayo y error; en los que en la práctica no se ha dado realmente un reconocimiento.

Ayni es un maravilloso libro que reúne las voces de nuestros pueblos y por ende, de nuestras raíces. Nos invita a aprender y a reconocer una identidad que corre por nuestras venas. Pero, y lo más importante nos desafía a cambiar para salvar el mundo, pues como señala Felipe Monsalve: “[…] si cambias tus pensamientos, cambias tus emociones; si cambias tus emociones, cambias tu actitud; si cambias tu actitud, cambias tu vida; si cambias tu vida, cambias tu destino”.

Por Belén Gajardo
[Reseña libro] Ayni de Felipe Monsalve: El libro que nos acerca a los pueblos originarios de Chile [Reseña libro] Ayni de Felipe Monsalve: El libro que nos acerca a los pueblos originarios de Chile Reviewed by Hojas Mágicas on 5:29:00 Rating: 5

No hay comentarios:

Gustavo Hernández. Con la tecnología de Blogger.