[Reseña cine] La Morgue (The Autopsy of Jane Doe): Gore de órganos y sangre

Muchos ya estamos aburridos de los clichés de las películas de terror, casi siempre nos encontrarnos con la misma carga de sobresaltos que tiene por finalidad hacernos saltar del asiento, nada más. Esto en vez de asustarnos, termina por provocarnos aburrimiento y salimos decepcionados de la sala junto con la sensación de ya haber visto muchas veces antes secuencias similares. Para los que ya estábamos perdiendo las esperanzas, les tengo una muy buena noticia, este jueves (11 de mayo) llega a nuestras salas de cine: La Morgue (The autopsy of Jane Doe). Cabe destacar que esta película se convirtió en la ganadora del premio especial del jurado en el reciente Festival de cine Sitges 2016. Sus guionistas, Ian B. Goldberg y Richard Naing, junto con el director André Øvredal (Troll Hunter) y su elenco compuesto por: Brian Cox (Pixels, Troya), Emile Hirsch (La última noche de la humanidad, Camino salvaje), Ophelia Lovibond (Guardianes de la galaxia, Los pingüinos de papá), Michael McElhatton (Game of thrones) y Olwen Catherine Kelly (Darkness on the Edge of Town), crean una atmósfera fascinante, que a medida que transcurre la película nos va sumergiendo en un clímax de terror cada vez más potente.


En el sótano de una casa en un pequeño pueblo de Virginia, en medio de un escenario sanguinolento en donde varias personas han sido asesinadas a sangre fría, aparece el cuerpo desnudo y semienterrado de una hermosa joven, misteriosa víctima de homicidio sin causa de muerte aparente. Sin huellas dactilares que puedan identificarla, ni signos externos de violencia a pesar del escenario en donde ha sido encontrada. El Sheriff local (Michael McElhatton) le encargarán la resolución del enigma a Tommy Tilden (Brian Cox) y a su hijo Austin (Emile Hirsch), forenses, dueños de la morgue y funeraria local. Ambos disponen solo de una noche para encontrar respuestas, dárselas al Sheriff para que puedan explicarle a la prensa lo que ha sucedido. Lo hacen a través de una autopsia que se realizará en el sótano de su hogar, el cual han acondicionado como una morgue y que cuenta con todo lo necesario para realizar un trabajo efectivo. Cada incisión proporcionará a los forenses una nueva e inquietante pista para desentrañar el misterio del perfecto estado externo del cuerpo de Jane Doe (Olwen Catherine Kelly), pero a medida que van examinando el cuerpo se irán encontrando con cosas cada vez más extrañas, mientras que comienzan a ocurrir sucesos paranormales. 

La Morgue, es una película que ha sido alabada por la crítica y a mi parecer no se han equivocado. Personalmente las películas de terror ya no me causan tanto miedo, suelen repetirse los mismos clichés y recurren a los mismos métodos para tratar de causar temor en el espectador, pero debo reconocer que esta película hizo que se me pusieran los pelos de punta y que más de una vez en el transcurso de esta, quisiera apartar la mirada de la pantalla. Los directores junto a los guionistas logran que la película fluya con ayuda de un buen escenario, luces a juego y música incidental, explotando el suspenso y generando desasosiego y miedo de principio a fin, mostrándonos como una labor de rutina puede volverse de un momento a otro paranormal.

El elenco está compuesto por pocos actores, pero todos con buena calidad interpretativa, que consiguen destacarse durante toda la película. Me gustó la interpretación de Brian Cox, quien logra encarnar a la perfección a un experto en autopsias, con ese toque de misterio que es capaz de generar incógnitas en el espectador y empatizar con él.


La película transcurre en dos escenarios, dividiendo la película en dos partes, la primera transcurre en la morgue, mientras se le practica la autopsia a esta bella chica con una muerte misteriosa, para mi gusto esta es la más potente y destacable, en donde sin tantos tecnicismos logra ser sublime, simplemente con los diálogos entre los protagonistas forenses y la chica en la camilla, que no se mueve en ningún momento y que finalmente resulta más inquietante como que si lo hiciera, logra dejarnos sin aliento. Hay una carga fuerte de morbo, podríamos llamarlo un “gore de órganos y sangre” mientras se realiza la autopsia, que es capaz de sacar de sus casillas al espectador y que finalmente nos demuestra que es un morbo con sentido y parte importante de la atmósfera de horror y que finalmente nos traslada a la segunda parte, que trascurrirá en el resto de la casa, en donde los elementos sonoros y visuales serán cada vez más aterradores, pero que a pesar de tener estos mayores efectos, resulta menos escalofriante. Pasillos sombríos y habitaciones que nos muestran una película más convencional en cuanto al género de terror y demostrándonos que en algunas ocasiones “menos es más”. A pesar de esto, en sus 86 minutos de duración en ningún momento se vuelve tediosa, por el contrario, nos mantiene enganchado hasta el final.


Muchas veces el encierro en las películas de este género se convierte en un cliché, pero en este caso se maneja perfectamente, resultando realmente aterrador. A mi parecer el desenlace de la película podría haber sido superior al haber mantenido en el transcurso tan buena trama, podría haber colisionado en algo mejor, pero independiente de esto, es una película notable, en la cual su gran mérito es la ambientación, que es lo más importante a mi parecer para que una película funcione y logre causar miedo. 

Les recomiendo La Morgue. Una historia de terror superior a la media, que les aseguro, los mantendrá en suspenso, les generará inquietud, desasosiego y temor de principio a fin.


Por Camila Toro F.
[Reseña cine] La Morgue (The Autopsy of Jane Doe): Gore de órganos y sangre [Reseña cine] La Morgue (The Autopsy of Jane Doe): Gore de órganos y sangre Reviewed by Hojas Mágicas on 16:00:00 Rating: 5

No hay comentarios:

Gustavo Hernández. Con la tecnología de Blogger.