[Reseña libro] Allegados de Ernesto Garratt: De Vampiros y pobreza

Pucha, sí. Lo siento. El título es bastante malo. No el de la novela, que la resume en gran medida (Allegados), sino el de esta nota. Pero ¿qué mejor manera de contarles qué onda un libro que trata sobre un joven que vive de allegado con su mamá en la casa de un tío y que además, tiene vampiros que diciéndoles que se trata de, precisamente, pobreza y vampiros? Quizás con alguna metáfora muy bacán y pro que no puedo encontrar ahora, pero en fin. Ya les he resumido bastante a qué va la cosa.


Ernesto Garratt  es un joven de 16 años en los ’80. Así que no se sorprendan si el libro tiene mucho de la onda ochentera chilena, con referencias de época. Eso no lo hace menos relatable para una persona que nació con celular (o que tuvo uno a los 8 años, como es mi caso) (y lo es mucho más si ahora pasas la línea de los 40). Es muy la cabeza de una persona cualquiera a los 16 años, pero con un componente: vive de allegado. Y eso implica violencia permanente y sistemática. Como un micro-genocidio de allegados.

¿Por qué un micro genocidio? Porque lo que se pretende es destruirlos, quitándoles la voz. El discurso del odio en su máxima expresión. Es desaparecerlos: que no se escuchen cuando caminan, cuando abren puertas, cuando se hacen un tecito, cuando van al baño. Que no tengan olores ni colores. Que sean nada. Que sean fantasmas.

Fantasmas que después son vampiros porque Garratt tiene fantasías (medio eróticas) con demonios y esa onda bien darks-gótica, que se mezclan con su realidad de forma muy normalizada. Puede ver el futuro y levitar… o eso parece. En realidad, es difícil saber si el libro es una reflexión de un “Garratt del futuro” o la narración del Garratt del ahora de un putrefacto e indolente Chile. Ese nivel de reflexión sobre el dolor requiere tiempo para madurar, aunque a veces el mismo dolor hace que se maduren las ideas antes de tiempo. Con lo que quiero decir que el producto es un Allegados muy atemporal: de esos libros que le sirven a millenials post 16 y a miembros de la generación X (o Y, no sé. Esa que nació antes de los millenials). Pero no, no es un Papelucho. Tiene sus escenas +18… aunque quién se escandaliza por menciones a senos en estos días…

Y ¿saben por qué mas no es un Papelucho? Porque, aunque la fantasía es un componente esencial, en este caso se subordina a la crítica. Una crítica a la invisibilización del dolor a nivel humano: la deshumanización del humano cuando sufre y cuando es pobre. Sobretodo cuando es pobre… porque antes de que sea pobre, todos tan amigos y tan familia, pero cuando el amigo o la familia se vuele Allegado, entonces chao. Chao pa la casa (que no tiene).

Termino con un dato rosa (que dio el mismo Ernesto Garratt (sin tachado) porque la editorial Hueders, que publicó esta joyita, nos dio pizza y almorzamos con él): en Chile hay más de 183 mil familias que viven como allegados… (y esta novela es solo el comienzo).

Por Adriana Villamizar
[Reseña libro] Allegados de Ernesto Garratt: De Vampiros y pobreza [Reseña libro] Allegados de Ernesto Garratt: De Vampiros y pobreza Reviewed by Hojas Mágicas on 18:31:00 Rating: 5

No hay comentarios:

Gustavo Hernández. Con la tecnología de Blogger.