[Reseña cine] Ready Player One: Una aventura sin límites

El gran estreno de esta semana es la adaptación del libro homónimo de Ernest Cline, Ready Player One. Dirigida por Steven Spielberg, este viene siendo su regreso a la ciencia ficción desde Minority Report y Guerra de los Mundos. Cline es uno de los guionistas.


La sinopsis va así, corre el año 2045 donde las personas escapan de su realidad jugando a OASIS, un juego de inmersión virtual donde puedes ser y hacer lo que quieras. James Halliday su creador, luego de morir transmite un video donde da comienzo a la caza del huevo de pascua. Una competencia donde se jugará algo más que conseguir hacerse con el huevo.

Es una película sumamente divertida, donde cada personaje icónico de la cultura pop, sea desde un robot de Gundam a Tracer de Overwatch convierten al largometraje en un sinfín de descubrimientos y frases como: “viste que ahí estaba tal personaje”.


Es palpable el desenfreno que tuvo Spielberg al hacer este filme, dudo que alguien que vaya al cine a verla no se entretenga o salga preguntándose: “Is this a crossover episode?”

Y como un gran regalo de parte de los guionistas, hay una escena (que en el libro no está), solo les diré que tiene que ver con Stephen King, que es completamente genial, se agradeció muchísimo. Cuando la fui a ver, justo esa parte de la película nos hizo reír a todos, hasta al más escéptico.


Es literalmente una oda a la cultura pop y lo que provoca en nosotros. Sea un recuerdo de infancia jugando con tus hermanos o ver a tus hijos jugar lo que tú jugabas cuando eras solo un niño.

Como consejo, para los que aún no leen el libro, háganlo después de ver la película no antes. Para los que sí lo leyeron, bajen sus expectativas y disfruten de un filme lleno de referencias. Película totalmente recomendada para ir en compañía.


Por Constanza Lobos
[Reseña cine] Ready Player One: Una aventura sin límites [Reseña cine] Ready Player One: Una aventura sin límites Reviewed by Hojas Mágicas on 4:11:00 Rating: 5

No hay comentarios:

Gustavo Hernández. Con la tecnología de Blogger.