[Reseña cine] No estoy loca: Risas y lágrimas en la nueva comedia de Nicolás López

El director chileno Nicolás López es conocido por haber dirigido películas como: Promedio Rojo (2004), Que pena tu vida (2010), entre otras y en el 2016 dio bastante de que hablar con su película Sin filtro protagonizada por Paz Bascuñán, la cual llenó las salas de cines nacionales con casi un millón trescientos mil espectadores. Tanto fue el éxito que el director nuevamente juega todas sus fichas con una nueva producción en donde nuevamente Paz Bascuñán le da vida a una protagonista de 38 años que de un momento a otro se ve al borde del abismo. No estoy loca se estrenó este jueves en los principales cines del país, una comedia la cual nos muestra una historia tragicómica, capaz de hacernos reír y a la vez, a los más sensibles, sacarles unas cuantas lágrimas. Con un elenco que cuenta con actores como: Marcial Tagle, Antonia Zegers, Carolina Paulsen, Alison Mandel, Luis Pablo Román, Josefina Cisternas, Ariel Levy, Fernanda Urrejola, Ignacia Allamand, Ramón Llao, Gabriela Hernández y Loreto Aravena.


La historia se centra en Carolina (Paz Bascuñán), una mujer de 38 años, con una vida supuestamente perfecta, casada con un hombre exitoso, dos mejores amigas con las cuales es inseparable y además una madre bastante insoportable que constantemente la presiona para que le de nietos. Pero toda su vida da un vuelco cuando el mismo día en que se entera que es infértil, su marido la deja por una de sus dos mejores amigas a la que acaba de dejar embarazada. El quiebre emocional que sufre hará que Carolina entre en colapso y trate de suicidarse, es así como es internada en una clínica psiquiátrica en contra de su voluntad, en donde conocerá a personas muy fuera de lo común y especialmente a un grupo de “locas” que la ayudarán a sanarse y reencontrar su camino.


Suele pasar que las películas chilenas reciben un montón de críticas, hay muchos prejuicios sobre estas, por lo que personalmente no sabia con lo que me encontraría en esta producción, quizás con una historia sencilla, buenas o malas actuaciones o hasta con algo parecido a lo que fue Sin filtro, película que nos hizo reír hace un tiempo atrás y para los que buscaban pasar un buen rato con nuestros típicos chilenismos o sencillamente con una historia cómica, esta resultó bastante bien. No estoy loca nos trae una historia un poco más intensa en cuanto a sentimientos y emociones de los protagonistas, la vida en una clínica psiquiátrica y el hecho de que todo lo que habías construido se derrumbe de un momento a otro. Como mencioné, no sabia con lo que me encontraría y realmente me sorprendí, tanto con la historia como con la reacción que provocó en los espectadores al lograr aplausos en toda la sala al finalizar la película. Las actuaciones estuvieron bien, Bascuñán logra hacerte sentir la angustia de la protagonista en su momento más crítico, le da a la perfección vida a un personaje que de la angustia pasa a la tristeza y luego a la felicidad sin ningún problema. Quiero destacar el papel de Antonia Zegers quien interpreta a una de las internas de la clínica psiquiátrica, el cual es un personaje con un diagnostico nada esperanzador y que desea salir del recinto para volver a estar con su pequeña hija, ella de seguro los hará reír mucho pero a la vez le dará el toque más emocional a la comedia y créanme remecerá sus corazones, en definitiva, una actuación fenomenal.

Todas las interpretaciones en general son buenas y en cuanto a tecnicismos hay un buen manejo de fotografía y montaje, nunca se pierde la coherencia de cada escena lo que hace de esta una película ágil y rápida, al igual que la música, siempre adecuada para cada escena lo que logra también un buen ritmo. La película se disfruta de principio a fin, obviamente no es una obra maestra, pero si buscan risas, muchas emociones y entretenerse un buen rato, esta película no los decepcionará. Además, un dato interesante es que la película esta inspirada en la vida de la madre del director, quien pasó por la misma situación de la protagonista, por lo tanto, esta es una historia que podría vivir cualquiera, eso es lo interesante y por eso es mucho más intensa.


Hay que darle oportunidad al producto nacional y la comedia es un género que últimamente ha demostrado ser de los favoritos de los espectadores chilenos. No estoy loca es una película que resulta para pasar un buen rato, hacernos reír y hasta emocionarnos.


Por Camila Toro F.
[Reseña cine] No estoy loca: Risas y lágrimas en la nueva comedia de Nicolás López [Reseña cine] No estoy loca: Risas y lágrimas en la nueva comedia de Nicolás López Reviewed by Hojas Mágicas on 20:09:00 Rating: 5

No hay comentarios:

Gustavo Hernández. Con la tecnología de Blogger.